EMBAJADA DE LA FEDERACIÓN DE RUSIA EN LA REPÚBLICA DE COSTA RICA

EMBAJADA DE LA FEDERACIÓN DE RUSIA
EN LA REPÚBLICA DE COSTA RICA

Moscú: 06:20
San Jose: 21:20

Los comentarios del Embajador de la Federación de Rusia al editorial del diario "La Nación" del 25 de marzo bajo el sorprendente título ¨Putin, ¿Zar Contemporáneo?¨

Los comentarios del Embajador de la Federación de Rusia al editorial del diario "La Nación" del 25 de marzo bajo el sorprendente título ¨Putin, ¿Zar Contemporáneo?¨

Pocas veces recurrimos al derecho a respuesta con un medio de comunicación sin embargo esta vez me siento obligado a hacerlo debido al contenido del reciente editorial del 25 de marzo del diario La Nación, bajo el sorprendente título ¨Putin, ¿Zar Contemporáneo?¨ el cual intenta dañar el prestigio de mi país.Siendo asiduo lector de los medios de prensa costarricenses debo reconocer que, al margen de la persidad de opiniones o punto de vista sobre las distintas realidades mundiales que en ellos se publican, guardo un profundo respeto por los análisis serios, mesurados y objetivos que en general los caracteriza. Leyendo el mencionado editorial tuve la impresión de que era uno más de esos acostumbrados comentarios, casi panfletarios, de cierta parte de la prensa estadounidense y europea alineada con los intereses geopolíticos de plena guerra fría que no disimulan lo que conocemos como rusofobia. 

En este contexto nuestra Embajada no puede dejar pasar por alto o ver con indiferencia las temerarias afirmaciones que allí se hacen, que en nada corresponden a la realidad. Por tal razón y conforme con las obligaciones que el derecho internacional otorga, me permito refutar lo afirmado por el autor o autores sobre aquellos puntos medulares y complejos que merecen atención aclararlos por respeto a los lectores de ese medio de prensa. Desafortunadamente el espacio que se dispone para ello no es el suficiente para permitirnos referirnos con mayor detalle y como se deseara con el fin de que los lectores puedan discernir mejor sobre algunos aspectos que se mencionan sobre la política exterior de la Federación de Rusia y la realidad al interno del país. Comienzo por decir que el tema excepcionalmente importante de Crimea es su retorno a donde pertenece desde el Siglo XVIII, primero al Imperio Ruso y luego a la Unión Soviética. Valga recordar que en 1956 la península por razones de carácter administrativo y económico fue trasladada de la entonces República Federativa Socialista Soviética de Rusia a la Republica Socialista de Ucrania. En ese entonces nadie podía imaginarse la desintegración de la URSS con todas las consecuencias que tal acción podría acarrear. ¿Fue un acto impensado de falta absoluta de previsión por parte de quienes tomaron esa decisión? Lo cierto es que Crimea siempre fue considerada rusa, toda su población es ruso-parlante y el 70% de ella es de etnia rusa.

El resto de la reciente historia fue el resultado del golpe de Estado en Kiev del 2014, perpetrado por una minoría ultranacionalista apoyada desde el exterior. La cruenta represión contra la población rusa fue lo que provocó la soberana decisión de la población de Crimea que, por medio de un plebiscito y más de un 90% , apoyó el retorno a lo que siempre sintieron fue su verdadera Patria, Rusia. 

Un período sensible de nuestra historia es el de los acontecimientos en el Cáucaso y en la República de Chechenia en los años noventa. No es hoy secreto para nadie que estas fueron acciones para tratar de socavar la integridad territorial de Rusia como parte de lo que precisamente caracteriza a algunas potencias occidentales, pero que curiosamente el editorialista se las atribuye a Rusia: la persistencia de ¨una política exterior amenazante, agresiva, expansionista e interventora¨. Apoyaron en ese entonces el extremismo islámico valiéndose incluso de los terroristas de Al Qaeda. En la actualidad, la República de Chechenia es uno de los territorios más tranquilos de la Federación de Rusia, los indicadores económicos están creciendo, el ritmo de la construcción de viviendas es impresionante, la República tiene una de las tasas de fecundidad más altas del país. Después del colapso en 1991 de la Unión Soviética, se abrieron espacios para superar la pisión en Europa y crear un hogar europeo común que incluyera a Rusia. Nuestro país siempre estuvo abierto a tal posibilidad y presentó numerosas propuestas en este sentido y mostrando una clara voluntad de llegar a sustanciales acuerdos. Como muestra de ello suspendió unilateralmente sus vuelos estratégicos cerca de las fronteras de los Estados Unidos sin recibir reciprocidad. Propuso la creación de un nuevo sistema de seguridad europea con la participación de los Estados Unidos. Todo esto es comprobable, sin embargo los países occidentales, tomaron un camino diferente: eligieron la opción de expandir la Alianza del Atlántico Norte y su componente militar, acercándose a las fronteras rusas del espacio geopolítico que controlaban, contradiciendo las garantías que verbalmente presentaron en los años 90 los líderes occidentales a las autoridades de la URSS y después de la Federación de Rusia. Es de lamentar que entonces ese compromiso no fue rubricado en un documento de derecho internacional.

La Federación de Rusia declaró que era necesario resolver conjuntamente las cuestiones relacionadas con los sistemas de defensa antimisiles y mantener o modernizar el Tratado sobre misiles antibalísticos (ABM por letras en inglés). Los Estados Unidos se retiraron unilateralmente del Tratado ABM, y puso en marcha una construcción activa de un sistema de defensa antimisiles estratégica como parte de sus fuerzas nucleares, instaladas en la periferia, comenzó la construcción de áreas de posicionamiento en Rumania y en Polonia. En estas circunstancias que es lo que hace cualquier gobierno sensato de un país? Emprende las medidas para fortalecer la capacidad defensiva (subrayo “defensiva”) -y enfatizamos que los tomamos dentro de las fronteras de nuestro propio territorio.Es una moda de siempre sin aparente fin que Rusia es culpable de todos los males en la arena internacional sin presentar prueba alguna. Rusia exige la necesidad de aportar pruebas, aunque sea por respeto a la comunidad internacional, de todo lo que se le achaca pero estas brillan por su ausencia. Es de lamentar que el editorial en cuestión se suma a lo mismo. Este embajador le pregunta a los lectores ¿si realmente piensan que es Rusia la que ha emprendido ¨una política externa amenazante, agresiva, expansionista e interventora, o son otros.? Ahora le agregan cosas inverosímiles como por ejemplo el hackeo de computadoras…, durante la campaña electoral estadounidense de 2016, el supuesto envenenamiento …de ex espías rusos exiliados en el Reino Unido”, etc. 

Ante tanta mentira nos asiste como país soberano y respetuoso de otras realidades a la nuestra considerar que estas son agresiones a un país y a un pueblo que merecen respeto. Rusia ha sido agredida a lo largo de su rica historia muchas veces, la última fue la invasión nazista de 1941. La rechazamos con un altísimo precio que costó 27 millones de vidas humanas. Rusia jamás agredió o amenazó a ningún país ni lo hará por la simple razón de que Rusia si sabe lo que es la guerra. No es cierto ni existe prueba alguna sobre injerencias de nuestro país en los procesos electorales en otros estados. Todo lo que se está diciendo y probablemente se dirá lo interpretamos como un intento de continuar manchando la imagen de Rusia con vistas, entre otras causas, al próximo mundial de futbol. ¿Tanto poder le atribuyen a Rusia que hasta se dejan decir que queremos destruir todo el sistema internacional existente? Los hechos son los que hablan y no las palabras. No fue Rusia la que bombardeó Yugoslavia, en violación de la Carta de la ONU y el Acta Final de Helsinki ni la que invadió Irak, ni la que derroco al régimen de Kadafi. ¿Acaso Rusia está actuando en violación de la Carta de la ONU prestando el apoyo al legítimo gobierno de Siria en la lucha contra las fuerzas del terrorismo internacional? Fueron otros y los ejemplos son infinitos. 

La Federación de Rusia no busca un inútil enfrentamiento con los Estados Unidos, la Unión Europea o la OTAN. Por el contrario, Rusia está abierta a la interacción más amplia posible con los estados occidentales y espera que los EE.UU. y sus aliados abandonen esa posición dominante para asegurar su ¨liderazgo mundial¨. Tendrán que darse cuenta más temprano que tarde que a Rusia jamás la podrán poner de rodillas, ni con amenazas, sanciones económicas o desplegando en sus fronteras bases militares y sistemas misilísticos. Están obstruyendo obstinadamente todas las tentativas de Rusia de coadyuvar a la formación de un mundo multipolar más justo y democrático. Están usando toda la variedad de métodos de presión, sanciones económicas, e incluso la intervención directa por la fuerza. Se están librando guerras de información a gran escala. Las tecnologías para el cambio inconstitucional de los régimenes se desarrollan a través de la implementación de "revoluciones de color". Mientras que para los pueblos que son objeto de tales acciones, las revoluciones más llamadas democráticas son destructivas. Nuestro país, que atravezó en su historia el período de la promoción de las transformaciones artificiales promovidas del extranjero, ahora aboga firmemente por la preferencia de los cambios evolutivos que se deben hacer en las formas y en una proporción correspondiente a las tradiciones y el nivel de la consciencia de una sociedad. 

Las elecciones celebradas en la Federación de Rusia el 18 de marzo y el abrumador apoyo que se les mostró sobre la reelección del actual presidente V. Putin De un total de 73 millones de los que participaron en las elecciones a favor de V.Putin votaron más de 56 millones de personas. Numerosos observadores internacionales confirmaron la pureza y autenticidad de las elecciones en Rusia y nadie se ha atrevido de reprochar a las autoridades del país que los resultados de la votación fueron falsificados. Los ciudadanos de Rusia reciben de manera consciente y con comprención el dicho curso en la política interior y exterior. Esta es la principal garantía de la estabilidad de la Federación de Rusia y su desarrollo gradual, incluso en términos de una mayor democratización de la sociedad.Como el resto de los países del mundo Rusia tiene muchas cosas que superar, pero lo hacemos en nuestra casa no en la de otros. 

Alexander Dogadin

Embajador de la Federación de Rusia en la República de Costa Rica

Aqui se puede leer la carta del Embajador publicada en el periodico La Nación ayer https://www.nacion.com/…/…/FDOPCOUF2BHKFPRJCEIFWVCX3U/story/ La version es reducida debido a lo establecido para la sección de Foro de La Nación.

 

 

Back 04/04/2018

Nuestra dirección

San José, Barrio Escalante, 100 m Norte y 150 Este de la Iglesia Santa Teresita
Тел.: (506) 2256-91-81, 2221-16-39
Fax: (506) 2221-20-54
E-mail: rusemb.costarica@mail.ru

Teléfono para los casos de emergencia (24 horas, para ciudadanos de Rusia) +(506) 8828-9722

Поиск по сайту